Un ejercicio entre texto e imagen que se renovó semanalmente.

En cada uno hay un microrrelato disparado por una imagen, o una imagen que surge de un microrrelato.

Diego Axel Lazcano

 

Artista Visual y Diseñador Gráfico. Participa en exposiciones y convocatorias colectivas de artes visuales. Edita publicaciones independientes.

Participó en "…xyzA-Cdef…" antología de poesía visual argentina y catalana (Tiempo Sur, Associació Cultural de Poesia Pont del Petroli,  Badalona - Buenos Aires 2019)

Silvina Gruppo

 

Es licenciada en Letras (UBA) y docente en la Licenciatura en Artes de la escritura (UNA). Coordina talleres de narrativa. Organizó la parte literaria del libro interdisciplinario 3 historias en 1 clic, de la Fundación PH 15. (Fa editora y 27 Pulqui, 2018). Su primera novela, Oeste, fue publicada en Argentina (Conejos, 2019) y en Uruguay (Ediciones de la Banda Oriental, 2020)

Juntos crearon y editaron el proyecto 8cho Y och8

Miedo

 

Al final, a lo inconfesable, a lo desconocido. Miedo al miedo. Cada uno tendrá su abanico de horrores dispuestos a atacar: vejez, amnesia, soledad, cambios, traición, pérdida, enfermedad, dolor, fantasmas, animales, a la muerte propia o ajena.

Tía no teme por los grandes temas, le parecen clisés, otra vez sopa. En cambio, logra alterarse ante preocupaciones efímeras. Y, mientras dure el breve motivo de su miedo, sus nervios se crispan y su concentración queda paralizada.

Hoy será Noche Buena y tiene miedo de que la comida que irán trayendo los parientes no entre en la heladera. Cada vez que pasa por la cocina la abre. Aún está vacía, libre de problemas. Cuenta los estantes, calcula cuánto habrá que meter, mira las botellas todavía sin frío y se desespera. Por fin llegan las bandejas, hay Vitel Toné, ensalada rusa, Waldorf y de frutas, piononos, tomates rellenos, carnes asadas, helado. Organiza todo con disciplina militar: las mayonesas y las cremas primero, las bebidas van afuera con hielo. Juega al Tetris para aprovechar al máximo el espacio enfriador. Lo logra y se alivia. Pero enseguida la asalta otra angustia. Tanto la víspera como la noche de fiesta le estrangulan el corazón. Paso a paso va proyectando lo peor que podría pasarles. Que se corte la luz, que no alcance la comida o que sobre en exceso, que entren ladrones disfrazados de Papá Noel, que se pasen de copas, que toquen el tema de los lotes y haya pelea, que la perra se infarte con la pirotecnia, que se quemen, que los chicos sufran un golpe de calor, que los lastimen los corchos, que los maten las balas perdidas.

Terminados los brindis y abiertos los regalos, se retiran. Estuvo todo perfecto, qué anfitriona de lujo, felicitan. Ella se alegra, ordena y por fin se acuesta. Llega su auténtico motivo de celebración: ya pasó todo. Habrá borrachos en las rutas, lo usual, piensa, siempre hay muertos en Navidad, pero no en su terreno, ya no es su problema. Apaga la luz y puede conciliar el sueño.

Fotografía. Toma directa

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

2016

2015

2014

2013