Un ejercicio entre texto e imagen que se renovó semanalmente.

En cada uno hay un microrrelato disparado por una imagen, o una imagen que surge de un microrrelato.

Diego Axel Lazcano

 

Artista Visual y Diseñador Gráfico. Participa en exposiciones y convocatorias colectivas de artes visuales. Edita publicaciones independientes.

Participó en "…xyzA-Cdef…" antología de poesía visual argentina y catalana (Tiempo Sur, Associació Cultural de Poesia Pont del Petroli,  Badalona - Buenos Aires 2019)

Silvina Gruppo

 

Es licenciada en Letras (UBA) y docente en la Licenciatura en Artes de la escritura (UNA). Coordina talleres de narrativa. Organizó la parte literaria del libro interdisciplinario 3 historias en 1 clic, de la Fundación PH 15. (Fa editora y 27 Pulqui, 2018). Su primera novela, Oeste, fue publicada en Argentina (Conejos, 2019) y en Uruguay (Ediciones de la Banda Oriental, 2020)

Juntos crearon y editaron el proyecto 8cho Y och8

Casa nueva

 

Coqueteábamos y me puse a alardear de lo bien que me salían los pescados hasta que por fin mordió el anzuelo y me dijo que un día lo tenía que invitar. Dale, cuando quieras, me hice la liviana, pero enseguida agarré el celular, me lo agendé como contacto y fijamos la fecha.

Me maquillé, me vestí de cita y me puse a cocinar. Timbre. Me hice un buche con enjuague bucal y bajé. ¿La señora estará en casa, María?, me dijo. No le entendí hasta que me tocó, casi diría acarició, la falda del delantal que me había olvidado puesto. No le pensaba jugar a la mucamita. Me reí para que el chiste pasara rápido, pero se quedó en personaje y me trataba de usted. En el ascensor tendría que haber comentado el clima, pero no, qué fuerte es todo esto, me dijo, un gran déjà vu. Ah no, atajé, no es justo que estés de vuelta y yo no sepa por dónde empezar. Se me trabó la llave, mierda, me había mudado hacía un mes y no aprendía las mañas del abre-cierra, las canillas, los ruidos, los vecinos. Él se rió, déjame a mí, dijo. Me agarró la mano con llave y todo y la hizo girar. La puerta maldita se le abrió al primer intento. El departamento nos tiró su aliento a pescado en la cara. El menú, que me había parecido distinguido, ahora me avergonzaba. Él me avisó que se iba a lavar las manos y no esperó a que le indicara dónde estaba el baño, incluso a oscuras le acertó a la tecla.

Cenamos, tomamos unas copas y ya estábamos a los besos en el sillón cuando de pronto se frenó y me dijo que era raro estar de visita. Vamos, nena, ¿te divierte el jueguito de la dueña de casa? Me quedé muda. ¿A nombre de quién te llegan las cuentas? A mi nombre nada, todavía, a nombre de la dueña anterior casi todas y el gas para uno que estuvo antes que ella. Mucho gusto, me dijo, Joaquín Carmuc. ¿Qué hacés acá? Me salió y él largó una carcajada. Fingí cansancio y lo hice salir. No es necesario que bajes, me dijo, aunque no lo creas nunca cambiaron la cerradura. Esa misma noche lo bloqueé del celular. En adelante le taché los sobres que le llegaban y los mandé al remitente. Pagué llaves nuevas para todo el consorcio. Pero su historia, desconocida y tan ajena, está pegoteada por todos los rincones de mi casa. Siento que me miran.

Presión 3

Palimpsesto

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

2016

2015

2014

2013