Un ejercicio entre texto e imagen que se renovó semanalmente.

En cada uno hay un microrrelato disparado por una imagen, o una imagen que surge de un microrrelato.

Diego Axel Lazcano

 

Artista Visual y Diseñador Gráfico. Participa en exposiciones y convocatorias colectivas de artes visuales. Edita publicaciones independientes.

Participó en "…xyzA-Cdef…" antología de poesía visual argentina y catalana (Tiempo Sur, Associació Cultural de Poesia Pont del Petroli,  Badalona - Buenos Aires 2019)

Silvina Gruppo

 

Es licenciada en Letras (UBA) y docente en la Licenciatura en Artes de la escritura (UNA). Coordina talleres de narrativa. Organizó la parte literaria del libro interdisciplinario 3 historias en 1 clic, de la Fundación PH 15. (Fa editora y 27 Pulqui, 2018). Su primera novela, Oeste, fue publicada en Argentina (Conejos, 2019) y en Uruguay (Ediciones de la Banda Oriental, 2020)

Juntos crearon y editaron el proyecto 8cho Y och8

Lo pendiente - Xilografía

Amigas

 

Me hice una amiga nueva en esas vacaciones. Tenía doce años, como yo, venía de Córdoba, cantaba para hablar y me decía la Naty. Qué groncha, me dijo mamá cuando escuchó que yo también usaba artículos para hablar de ella y sus hermanos: la Leti, el Mauri, el Fede. Después de la playa me bañaba y tenía permiso para ir al centrito. Eran solo tres cuadras pavimentadas con un boulevard de pasto en donde se instalaba un artesano con olor a humo dulzón. Le compramos nuestros nombres grabados en unos dijes. Leti usaba el que decía Natalia y yo el de ella, cambiados, re mejores amigas.

Conocimos a Gastón en las maquinitas. Me vino a hablar a mí y mientras charlábamos me salía una risa sonora. En eso se prendió un cigarrillo y me corrió un frío por la espalda. ¡Gastón fumaba! Yo le miré fijo el pucho, por la sorpresa de tener algo de los adultos ahí, entre nosotros, como si nada. ¿Querés?, me preguntó y yo le hice que no con la cabeza, pero me quedé pensando. ¿Quería? En eso vi que Leti, desde un rincón, se señalaba el reloj. Pegamos la vuelta mudas por las calles de tierra. Te hacés la canchera, me dijo de pronto, no te queda bien. La despedí rápido, no me importaba. Quería ir a casa y acostarme a oscuras para recrear cómo había sido ese encuentro con Gastón.

Empezamos a vernos cada noche y  hasta di una pitada seguida de una tos convulsa que nos hizo reír a los dos. Leti nos miraba de lejos, con cara sobradora. Un día lo llamó aparte y le dijo algo. ¿Qué se metía? La vez siguiente Gastón me hizo salir de las maquinitas, me llevó a la esquina, me corrió el pelo de la frente y yo me puse a temblar. Gastón me agarró la cara y me dio un beso en la boca. Me imprimió los labios y después me pasó su lengua por los míos. Hice lo  mismo y se me escapó un suspiro. En eso escuché el tac del obturador de la Kodak Fiesta de Leticia. Nunca vi la foto, pero la imaginé infinitas veces desde todos los ángulos posibles. La maldita se reía. Me ganaste, le dijo. ¿A que no te animás a darle un beso?, le había propuesto. Y Gastón se animó, me besó y así le ganó la apuesta. Leticia perdía, pagaba y, al mismo tiempo, se adueñaba de un instante mío y de la intención de un beso que no fue para ella.

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

2016

2015

2014

2013